AhoraUSA®

 

 

¿Cómo ahorrar si apenas me alcanza el dinero?

 

 

El dicho popular dice que quien ahorra siempre tiene.   Pero cuando llega ese cheque de pago a veces se esfuma, como por arte de magia.  Se va en el pago de la casa,  de las tarjetas de crédito, las fiestas familiares, las comidas en restaurantes, la ropa para los niños, el arreglo del carro y al final ¿cómo ahorrar si ni siquiera vemos el dinero?  Es como si tuviese alas, viene y se va, se esfuma.  

Es difícil  controlar  un fantasma    

Por ello al dinero hay que ponerle nombre y apellido, saber de dónde viene y a dónde va, cómo se mueve y dónde se suele quedar. Si lo conocemos bien, entonces aprenderemos a controlarlo.  De lo contrario le saldrán alas más grandes.

Cortando las alas

Podríamos empezar preparándonos una taza de café y mientras ese cafecito se cuela, busquemos un cuaderno, una calculadora sencilla y un lápiz con borrador.   Empecemos escribiendo en el tope de la página los siguientes encabezados:  

Fecha       

Explicación del ingreso o gasto            

Ingreso $            

Salida $

 

Luego viene la tarea más difícil: escribir los ingresos y gastos del último mes. Seguramente necesitaremos buscar los estados de cuenta del banco y de las tarjetas de crédito.  Empecemos escribiendo los ingresos: salario, intereses, ayuda familiar, etc.  Sigamos con los gastos, incluyendo desde luego los pagos en efectivo.  Si nos hemos olvidado de los detalles, podemos por lo menos anotar el monto total del dinero en efectivo sacado del  banco, pero no será sino hasta el próximo mes cuando sabremos con exactitud dónde lo gastamos.  Una opción es anotar todos y cada uno de los pagos en efectivo en la parte de atrás del recibo que nos da el banco cuando sacamos dinero del cajero.   Allí anotaremos, por ejemplo: Café del 7 de junio $1.50, gasolina del 8 de junio $9.00, periódico del 9 de junio $0.75.  Cuando el efectivo se acabe, guardaremos ese papelito en una carpeta junto con los estados de cuenta del banco, pagos, etc.  Esta tarea aparentemente monótona nos permitirá ponerle nombre y apellido a los billetes que vuelan.

Este análisis concluirá cuando sumemos  todos los ingresos y los gastos del mes, y definamos dónde se fue el dinero y de dónde vino. Al final, tendremos una hoja muy similar a la siguiente:

 

Fecha

Explicación del ingreso o gasto

Ingreso $

Salida $

Enero 1

 

Enero 2

 

 

 

Enero 5

 

Enero 9

 

 

Enero 11

 

 

Enero 14

 

 

Enero 16

Enero 18

 

 

 

Enero 20

 

 

 

Enero 22

 

Enero 25

 

Enero 27

 

Enero 31

Salario después de deducciones

Pago hipoteca

Electricidad

Cable TV

Víveres

Comida en restaurantes

Gasolina

Pago tarjeta de crédito 1

Víveres

Teléfono

Comida en restaurantes

Ropa para niños

Agua y Basura

Pago del vehículo 1

Larga Distancia del Mes

Servicio del vehículo 1

Comida en restaurantes

Salario después de deducciones

Víveres

Paga tarjeta de crédito 2

Comida en restaurantes

Enseres del hogar

Pago del vehículo 2

Servicio del vehículo 2

Seguro de vehículos

Seguro de vida

Obsequio de cumpleaños

Comida en restaurantes

Víveres

Pago línea de crédito

Pago tarjeta de crédito 3

Compra juego digital

Comida en restaurantes

Pago mensual periódico

Ahorros

1350

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

$1350

 

$650

$95

$55

$150

$12

$15

$120

$165

$35

$30

$45

$65

$180

$75

$30

$3

 

$145

$45

$7

$39

$120

$30

$95

$35

$80

$15

$155

$45

$40

$30

$25

$15

$54

 

 

$2700

$2700

La caja de sorpresas

Si los gastos son más altos que los ingresos,   seguramente estamos gastando dinero que no es nuestro o que viene del valor de la casa

 

La fórmula del ahorro

Para ahorrar  tenemos un camino seguro pero difícil: El total de los ingresos debe ser más grande que el total de los gastos.  Las estrategias disponibles son dos: aumentar los ingresos o reducir los gastos.  No hay escapatoria.

Lamentablemente los ingresos son más difíciles de controlar.  Es mucho más fácil reducir los gastos, por lo menos mientras los ingresos aumentan.

 

Algunas estrategias para reducir los gastos

Busquemos en la lista de ingresos y gastos, aquellos que se pueden eliminar o reducir.  Podemos empezar con los más altos hasta llegar a los más pequeños.  Por ejemplo:

  • Reduzcamos el pago de la casa.   Quienes tienen casa propia, pueden considerar un refinanciamiento del préstamo hipotecario a una taza de interés más baja.   Una deuda de $100,000 pagaderos en 30 años a una taza de interés del 8%, tiene un pago mensual de capital e intereses de $733.77.  Ese mismo préstamo al 6% tendría un pago mensual de $599.56.  Un ahorro de $134.21 por mes ó $1610 anuales. Quienes rentan podrían negociar un pago menor, mudarse a un sitio de renta más baja o analizar la posibilidad de comprar.  Es sorprendente pero a veces el pago mensual se reduce al comprar una vivienda.

 

  • Bajemos las primas de seguros.   Esto se puede lograr, a manera de ejemplo, aumentando el deducible, pidiendo descuentos por seguros múltiples (casa, vehículos, etc.) ó en última instancia cambiando de compañía de seguros.

 

  • Controlemos los gastos de luz, agua, teléfono, cable y gas.   A veces dejamos luces encendidas toda la noche, o tenemos el aire acondicionado �a millón�, pagamos por servicios telefónicos que no usamos y pagamos mucho dinero por llamadas de larga distancia.  ¿Usamos todos los canales de cable que pagamos?  Allí podría haber otra oportunidad de ahorro.

 

  • Busquemos financiamiento a intereses más bajos.   ¿Sabemos el interés que pagamos en cada una de sus tarjetas de crédito?  Algunas de ellas pueden cobrarnos hasta un 18% o más.  En ese caso, podríamos considerar transferir esa deuda a otra tarjeta de crédito que nos cobre un interés más razonable.   ¿Qué interés pagamos en el préstamo del carro?  Esos préstamos también pueden refinanciarse.

 

  • Evitemos gastos innecesarios o de impulso.  Si vamos de compras, podemos llevar una lista.  De lo contrario podemos terminar comprando por impulso artículos que no necesitamos: discos, un nuevo teléfono, ropa, limpiadores especializados, etc.
  • Preparemos el almuerzo en casa.   Esto nos puede ahorrar mucho dinero.  Hay quienes han logrado reducir sus gastos en $150 ó más.

 

  • Investiguemos antes de comprar.  Esto es especialmente importante en comprar grandes como lavadoras, equipos electrónicos, etc.  Compare precios y tome ventaja de ofertas.
  • Hagamos un presupuesto mensual y anual.  Un presupuesto es un plan de ingresos y gastos, donde se incluye un estimado para cada una de las categorías de gastos e ingresos.  Pero lo más importante es tratar de mantenerse dentro del presupuesto.
  • Paguémonos primero.  Al recibir nuestro salario, escribamos un cheque a nuestro nombre, para ahorros o inversión.  

 

En resumen:

  1. Hagamos un análisis de ingresos y gastos
  2. Preparemos un presupuesto mensual
  3. Busquemos maneras de bajar los gastos y aumentar los ingresos

 

Vale la pena, porque el ahorro es una de las mejores formas de acumular riqueza.

 

 

 

Portada de AhoraUSA